El funcionamiento de un Servicio de Prevención Ajeno comporta la necesidad de conocer puntualmente la legislación y jurisprudencia sectorial, disponiendo asimismo de un soporte jurídico para hacer frente a posibles sanciones, reclamaciones y consultas.

Por ello, en PREVAE  disponemos, desde el año 2008, de unos Servicios Jurídicos propios cuyo cometido     es asesorar a la organización técnica, sanitaria y administrativa, y por extensión, a nuestros clientes.

La normativa preventiva es una de las más extensas y variadas de nuestro ordenamiento jurídico; desde la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y su desarrollo en el Reglamento de los Servicios de Prevención, a la regulación de determinados productos y agentes presentes en el centro de trabajo, a los propios    lugares de trabajo, equipos utilizados, sectores específicos como la construcción, etc.

Asimismo, la jurisprudencia es de gran importancia en un campo donde la normativa remite en muchos aspectos a conceptos indeterminados como protección suficiente, organización adecuada, integración en               todos los niveles de la empresa, periodicidad según el riesgo, medición según criterio profesional.

Por otro lado, los frentes jurídicos que se abren por la actuación preventiva son diversos y abarcan ámbitos como:

  • Administrativo: sanciones de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.
  • Civil: por daños y perjuicios derivados de la falta de adopción o previsión de medidas preventivas.
  • Penal: por delito contra la seguridad de los trabajadores (art. 316 y 317 del Código Penal) en concurso con delitos o faltas de resultado (lesiones, homicidio imprudente…).
  • Social: recargo de prestaciones (art. 123 trLGSS).
  • Laboral: sanción disciplinaria por incumplimiento de los deberes preventivos de los empleados.